Timoleón Jiménez de las FARC-EP: ¡Que este sea el último día de la guerra!

By on 23 junio, 2016
Comandante Timoleón Jiménez, jefe del Estado Mayor Central de las FARC-EP.

Comandante Timoleón Jiménez, jefe del Estado Mayor Central de las FARC-EP.

El Comandante Timoleón Jiménez, jefe del Estado Mayor Central de las FARC-EP, dijo esperar que el día jueves 23 de junio, fecha de la Firma de Acuerdos sobre Cese al Fuego y de Hostilidades Bilateral y Definitivo, Dejación de las Armas y Garantías de Seguridad entre el Gobierno de Colombia y las FARC-EP , en La Habana, sea el último día de la guerra en Colombia.

“¡Que este sea el último día de la guerra! Confiamos en celebrar en un plazo prudencial otro acto solemne: la firma del acuerdo final”, afirmó el líder guerrillero durante su discurso, en el año 58 de la Revolución.

En el inicio de su pronunciamiento, Jiménez recordó al ex presidente de Venezuela. Hugo Chávez al que agradeció por su iniciativa para favorecer el diálogo de paz.

“Quisiera pedirles, con el mayor respeto, disculpas, para aprovechar este instante con el propósito de rememorar a un gran ausente, el Comandante eterno Hugo Rafael Chávez Frías (Aplausos), un guerrero por la paz de la América Latina y el Caribe, sin cuya valiosa iniciativa y gestión hubiera sido imposible arribar a este histórico acto”, manifestó.

Según declaró, el acuerdo suscrito incluye un cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo, un acuerdo sobre garantías de seguridad y combate al paramilitarismo, y otro sobre dejación de armas, que los dejan a las puertas de concretar, en un plazo relativamente breve, el acuerdo final de paz.

Timoleón Jiménez, advirtió sobre los muertos, la sangre, la devastación y el horror que se le hubieran ahorrado a Colombia, si en lugar de atender las voces fanáticas que llamaban irresponsablemente a la guerra, con apelación a los más absurdos argumentos, se hubiera escuchado a aquellos que llamaban al diálogo.

Dijo que los 48 campesinos marquetalianos del inicio se convirtieron con las décadas en miles de mujeres y hombres alzados en armas que llegaron a poner en serios aprietos al Estado colombiano.

De lo que sí está claro es que ni las FARC ni el Estado son fuerzas vencidas y por ende lo pactado no puede interpretarse por nadie como el producto de alguna imposición de una parte a la otra.

“Hemos discutido largamente, llegando incluso a callejones que parecían sin salida, que solo pudieron superarse gracias a la desinteresada y eficaz intervención de los países garantes, Cuba y Noruega”, afirmó.

Jiménez, manifestó estar seguro que la nación colombiana, que ha sufrido la guerra y sus consecuencias, dará la espalda a quienes la siguen convidando al holocausto quizás con qué oscuro propósito.

“Desde el principio sostuvimos que la firma de este acuerdo es la mejor oportunidad que tendrá nuestro país para enrumbarse hacia la justicia social y el progreso, sobre la base de que serán abiertas las compuertas de la democracia verdadera para que los movimientos sociales y políticos de oposición gocen de plenas garantías”, expresó.

También consideró que el Acuerdo sobre garantías de seguridad y combate al paramilitarismo tiene que ser una realidad en los hechos, so pena de conducir el resultado final del proceso al fracaso histórico.

Asimismo, sostuvo que a partir de esta firma las FARC harán política, si esa es su razón de ser, pero por medios legales y pacíficos con los mismos derechos y garantías de los demás partidos.

Para el jefe guerrillero, el Estado colombiano tendrá que hacer efectivo que a ningún colombiano se le perseguirá por razones de sus ideas o prácticas políticas.

Además, considera que las Fuerzas Armadas Colombianas, agigantadas en el transcurso de la guerra, diestras en contrainsurgencia y acciones especiales están llamadas en adelante a jugar un importante papel en aras de la paz, la reconciliación y el desarrollo del país. Fueron nuestras adversarias, pero en lo adelante tenemos que ser fuerzas aliadas por el bien de Colombia.

Recordó que las FARC EP completaron el pasado 27 de mayo 52 años de resistencia guerrillera, y hoy ven el sueño de la paz mucho más cerca que nunca.

“Pensamos trabajar por la unidad del movimiento democrático y popular en nuestro país, sin sectarismos ni posiciones hegemónicas, en procura de la confluencia de toda la inconformidad con el modelo actual de las cosas a objeto de generar profundos cambios en la vida colombiana, pensando siempre en el interés de las mayorías”, indicó Jiménez.

“Estamos muy cerca de la firma del acuerdo final que pondrá el fin al conflicto e iniciará la construcción de una paz estable y duradera”, concluyó.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *