Reprograman a noviembre juicio contra acusados de muerte de cadete en “ahogue”

By on 5 septiembre, 2016
Imagen de archivo en el caso del cadete Juan Carlos Zelaya Díaz.

Imagen de archivo en el caso del cadete Juan Carlos Zelaya Díaz.

El Tribunal de Sentencia de Santa Tecla  reprogramó  para el 21 al 25 de noviembre de 2016,  la vista pública contra cuatro oficiales acusados  de homicidio agravado en perjuicio de la vida del joven cadete de primer año Juan Carlos Zelaya Díaz, de 18 años.

El tribunal tenía previsto desarrollar el juicio del 05 al 09 de septiembre, el juez  llamó a las partes  la sala de audiencia, no obstante fueron varios factores que el juzgador valoró a que se  reprogramara por lo siguiente; de un aproximado de 16 defensores solo comparecieron ocho, razón por la que el tribunal declaró el abandono de la defensa.

El reporte judicial señala que la representación fiscal informó que faltaba ubicar un aproximado de 10 a 12 testigos, por lo que pidió la reprogramación.

Se conoció que mediante escrito enviado al secretario del tribunal por parte de la  Escuela Militar “General Gerardo Barrios”  informó   que no podía hacer comparecer a varios de los testigos que la fiscalía había requerido.

Mientras tanto los imputados cuatro de ellos seguirán detenidos y uno con medidas sustitutivas.

Juan Carlos Zelaya falleció durante una práctica de entrenamiento acuático de flotación en la piscina de la Escuela Militar, donde pese a que manifestó que no resistía a la práctica, al parecer fue obligado a permanecer en la piscina por cadetes de cuarto año, según la acusación fiscal.

Lo anterior fue revelado en el informe disciplinario que el Ministerio de Defensa (MDN) levantó acerca del caso y que fue solicitado por familiares de Zelaya a través de la Ley de Acceso a la Información Pública (LAIP), señala el reporte judicial.

Popularmente entre los cadetes conocen esa práctica de sobrevivencia como “el ahogue”, como una forma de presionar a un futuro militar a que tenga valentía y fuerza de lucha.

Según explicaciones de algunos conocedores del tema, los alumnos de mayor rango sumergen en una piscina al alumno en entrenamiento y lo presionan para que tenga aguante, hasta el agotamiento total. Ya otros estudiantes han fallecido por esa práctica inhumana.

Los acusados son el capitán Rafael Cañas Abarca, el teniente Jairo Orlando Baires Salinas, el cadete German Antonio Nieto Escobar, y los ex cadetes Enmanuel Navas Contreras, Jaime Isaac Lemus Martínez y Giovani Ernesto Rosales Grijalva, quienes enfrentaran la Vista publica por ese ilicito.

El hecho sucedió el 3 de octubre de 2014 al interior de las instalaciones de la Escuela Militar Capitán General Gerardo Barrios.

El caso, que posee reserva total a petición de  fiscalía,  fue diligenciado en su etapa inicial en el Juzgado de Paz de Antiguo Cuscatlán y en su etapa de investigación en el Juzgado 2° de Instrucción de Santa Tecla.

Los procesados fueron expulsados de la institución por “mala conducta”; y procesados por el Juzgado de Primera Instancia Militar, que condenó a dos de ellos, por delitos que están contemplados en el Código de Justicia Militar. Según el ministerio público, la víctima  es el segundo cadete, en menos de cinco años, que fallece ahogado en las prácticas acuáticas de la Escuela Militar.

El 27 de septiembre de 2010 el cadete Jonathan Rivera Salinas falleció durante un entrenamiento acuático de flotación.

Rivera Salinas, murió mientras realizaba prácticas de adiestramiento en la piscina de la escuela, en la fase de técnicas de flotación con botas de combate, pantalón y camiseta.

El cadete de primer año fue obligado a permanecer en la piscina, pese a que dijo varias veces que no sabía nadar.

Para el juicio la FGR ha ofertado un aproximado de 60 testigos, así como prueba documental y científica.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *