ARENA y FMLN en nuevo choque de trenes ¿Para qué?

By on 4 octubre, 2016
Raúl Méndez, periodista salvadoreño.

Raúl Méndez, periodista salvadoreño.

Por Raúl Méndez.

Opinión, San Salvador, 4-10-2016-. El partido ARENA y el gobierno de Salvador Sánchez Cerén se están yendo al choque de trenes, en cuanto al problema económico que a traviesa la administración gubernamental a raíz de compromisos de pago internos y externos.

De entrada puedo decir que el choque de trenes no es bueno para nadie, ni para ARENA, ni para el Gobierno, ni para la población que recibiría beneficios de proyectos sociales. Esto de cara a las próximas elecciones, porque sin que ellos lo digan o admitan, ese es el objetivo de fondo está en esta nueva medición de fuerzas: primero, quien gana más diputados, y luego quién gana la Presidencia de la República.

En el escenario político se observa, que ARENA, el mayor partido de oposición, no quiere dar sus votos para cumplir compromisos de deuda que ellos también adquirieron en gobiernos anteriores y tienen responsabilidad. Con la única diferencia que no son ellos los que ahora gobiernan.

ARENA está presionando al FMLN hasta los momentos finales, llevando al gobierno al ahogue económico, para mostrar que es un mal administrador.

Ante la falta de fondos y la aproximación de fechas clave de pagos, el gobierno del FMLN poco a poco se va desesperando y busca fondos aquí y allá, pero no encuentra. Y le ofrecen bonitos préstamos internacionales pero su aprobación pasa por ARENA. En todo caso ARENA tiene las llaves económicas del gobierno.  El gobierno necesita una aprobación de 1200 millones de dólares, ARENA tiene las llaves para eso.

Y qué ocurre si el gobierno del FMLN no obtiene fondos nuevos para sus proyectos, sus posibilidades electorales van disminuyendo y debilitándose. Porque así son los capitales electorales, se parecen mucho a los capitales económicos denominados “golondrinas”. Es decir, que en El Salvador, si la gente recibe ayuda para algún proyecto es probable que brinde su respaldo electoral para “X” partido, pero si no recibe nada simplemente sea ausenta, y no hay más apoyo. Eso es lo que ARENA analiza: entre más fondos para el gobierno, este se vuelve más robusto y fuerte de cara a los próximos comicios electorales, legislativos, municipales y presidenciales, y entre menos fondos: este llegará más débil en cuanto a respaldos. Y el dicho también se aplica a la política: “cuánto tienes, cuánto vales; nada tienes, nada vales”.

El último choque que pone al descubiertos los planes de los partidos políticos es el diálogo, uno promovido por el gobierno de Sánchez Cerén y el otro promovido por Mauricio Interiano, el nuevo presidente de ARENA que se está estrenando en el cargo, después de terminada la administración de Jorge Velado.

Mauricio Interiano pide al gobierno sentarse a negociar sobre el tema económico. Pero lo hace, seguramente, pensando en un diálogo bilateral: ARENA-Gobierno. Eso quiere decir que en un hipotético diálogo entre dos y si hay acuerdos, ARENA podría decir después que le ha terminado la plana al gobierno, no que está cumpliendo con su compromiso de honrar deudas de sus gobiernos pasados.

Pero como el gobierno del FMLN, sabe de esas intenciones, llama a un diálogo con todos los dirigentes de partidos políticos representados en la Asamblea Legislativa. Un acuerdo entre todos es diferente. Y llegan los máximos dirigentes de partidos a Casa Presidencial el día lunes 3 de octubre, menos el presidente de ARENA, Mauricio Interiano que manda al diputado René Portillo Cuadra sin autoridad para tomar acuerdos.

Dicha reunión termina con expresiones de buenas intenciones, pero sin luz al final del túnel.

Al encontrarse así la situación, habrá que ver hasta dónde llevarán este debate político-económico y quién es más hábil para sacarle buenos frutos políticos.

Yo digo que en lugar de llegar a esta etapa, los partidos mayoritarios deberían ponerse de acuerdo, en un pacto de caballeros, en un acto diplomático, para nunca llevarse hasta las últimas consecuencias, porque en El Salvador, con su proceso democrático, se garantiza que hoy pueda estar en el gobierno “X” partido y mañana otro. Es decir, que existe la posibilidad que pueda se dar el fenómeno de las gallinas, que un día están arriba y disfrutan, pero otro día están abajo y sufren.

Pero lo que sí no deben perder de vista los partidos políticos es que los beneficios para la población no se pueden hacer esperar, porque el verdadero fin de la política, es hacer felices a los pueblos.

Nota: Raúl Méndez en un periodista salvadoreño, con una carrera de fotoperiodista y redactor iniciada en 1987, ex empleado de El Diario El Mundo, La Prensa Gráfica, y Diario Lapagina.com/ Esta tierra está hecha para todos/Debemos ser tolerantes y vivir en ella/Solamente la paz y la tranquilidad son los estados que pueden darle vida a la población/Seamos parte de ese proceso de pacificación. Para contactos: raumendez@yahoo.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *