Fallece Elisa Ruiz, “la Joya de Ahuachapán”, a los 108 años

By on 13 noviembre, 2016
Elisa Ruiz Hernández, ahuachapaneca de corazón que falleció a los 109 años, este domingo 13 de noviembre de 2016. (imagen cuando cumplió 105 años).

Elisa Ruiz Hernández, ahuachapaneca de corazón que falleció a los 109 años, este domingo 13 de noviembre de 2016. (imagen cuando cumplió 105 años).

Elisa Ruiz, “la Joya de Ahuachapán”, ha llegado al final del camino, cuando se aprestaba a celebrar los 108 años con 10 meses de vida,  por lo que su familia está recibiendo múltiples muestras de condolencias.

Todavía en 2016 celebró junto a sus hijos, nietos, bisnietos, tataranietos y sobrinos su cumpleaños número 108, con alegría y con cánticos de “Cumpleaños Feliz, Cumpleaños Feliz”.

Para tan grande celebración su hija Felisa, quien se ha encargado todo este tiempo atrás de brindarle todas las atenciones, preparó un suculento almuerzo. Y el bullicio de niños y adultos llenó de alegría aquella vivienda en Ahuachapán, que en días normales pasa en silencio.

Elisa Ruiz come patel en la celebración de sus 108 años, el 16 de enero de 2016.

Elisa Ruiz come pastel en la celebración de sus 108 años, el 16 de enero de 2016.

Ya en horas de la tarde se llevó a cabo la celebración con pastel y todos le cantaron: “Ya queremos pastel, ya queremos pastel, aunque sea un pedacito, pero queremos pastel”. Y luego los aplausos. Eso motivó a la Tía Licha y comió como no lo había hecho en días anteriores.

Fue un acto lleno de alegría, no todos los días se cumplen 108 años en esa familia Ruiz.

Ahora en esa vivienda hay tristeza por la inesperada partida al descanso eterno, para ese viaje sin retorno, para el que no hay aviso previo.

Sus restos serán velados en una funeraria El Recuerdo de Ahuachapán, en donde su familia y amigos le darán ese acompañamento final.

Descansa en paz Elisa Ruiz, a los 108 años con 10 meses.

Mimbros de su familia le acompañaron en la celebración de sus 108 años el 16 de enero de 2016.

Mimbros de su familia le acompañaron en la celebración de sus 108 años el 16 de enero de 2016.

Más de 100 años

No cualquier persona pasa de los 100 años, ni sobrevive a numerosos terremotos, guerras, epidemias y múltiples enfermedades.

La “Tía Licha”, como le dicen sus sobrinos, nació el 16 de enero de 1908, en el municipio de Salcoatitán, departamento de Sonsonate, hija de Cesarea Ruiz y José María Hernández. Tuvo ocho hijos: Juan Francisco, Isaac Marines, Marta, Marcelino, Pedro, Felisa, Adolfo, Eugenio y Pablo.

Como parte de ese trajinar Eliza Ruiz Hernández de dulce sonrisa y trato suave hacia las personas, participó en las exequias de numerosos miembros de su familia, además de sus padres, madres y abuelos.

Elisa Ruiz, acompañada de sus hijos Pablo, Pedro y Felisa.

Elisa Ruiz, acompañada de sus hijos Pablo (izquierda, el hijo menor), Pedro y Felisa.

En años recientes le tocó acompañar en los decesos de sus sobrinos, de esa entrañable familia Zaldaña, con la cual ella y su descendencia mantienen esa relación amistosa muy cercana. Se dice entrañable porque haciendo un poco de historia de la familia recordaremos que Matías, María de la Cruz, y el menor Agustín, ya todos fallecidos, y Elisa la tercera hija de la familia son hermanitos ruises.

De tal manera que Elisa Ruiz ha sido testigo del deceso de sus sobrinos Sebastián, José, Luisa y Elena (esta última más reciente habiendo fallecido el miércoles 13 de marzo de 2013, a los 92 años), hijos de Encarnación.

Elisa Ruiz acompañada de Elena Ruiz (derecha), su sobrina de 92 años (Q.E.P.D.)

Elisa Ruiz acompañada de Elena Ruiz (derecha), su sobrina de 92 años (Q.E.P.D.)

Dios lo dilata a uno…

Cuando se celebraban sus 105 años, Elisa Ruiz afirmó que “Dios lo dilata a uno, Él sabe por qué”.

Pero también en su pensamiento filosófico consideraba que cada persona “los pecados que tiene, tiene que pagarlos”. “Sólo hay que esperar…”, añade.

Y qué nos decía sobre el hecho de cumplir 105 años: “ummmm ni un diente ya, ya solo suavecito se come”.

Al preguntarle ¿Cómo van pasando los años doña Elisa?, y ella respondía: “Y qué va a hacer uno pues verdad, si dilata, pues aunque sea medio medio come”.

“Uno dilata los años que Dios quiere, y si Dios quiere dice: vaya hasta aquí llegás, no más”, afirmaba.

Pero también está clara de que si Dios quiere castigar a una persona por un mal comportamiento simplemente lo hace. “Si Él quiere castigarlo a uno, pues lo castiga, está uno en las manos de Él. Así es”, expresaba.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *