122 países de ONU aprueban tratado que prohíbe las armas nucleares

By on 7 julio, 2017

La mayoría de los Estados miembros de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), adoptaron este viernes 7 de julio de 2017 un tratado histórico que prohíbe las armas nucleares, aunque sin la participación de los países que poseen armas nucleares.

La resolución fue aprobada por consenso con 122 votos a favor, el voto en contra de los Países Bajos y la abstención de Singapur, pero su aplicación quedará al final en nada, porque no están ahí los grandes responsables de tener armas nucleares.

En las discusiones de este tratado, no participaron los nueve países con capacidad nuclear: Estados Unidos, Rusia, el Reino Unido, Francia, China, Corea del Norte, India, Pakistán e Israel.

El caso está en quién le ordena a estos países que deben deshacerse de las armas nucleares porque ya son prohibidas. Por que si piensan aplicar solamente a los países que podrían adquirir las armas nucleares en el futuro, entonces no están siendo equitativos.

El texto acordado por 129 países que negociaron el instrumento indica que el tratado cubre la amplia gama de armas nucleares y actividades de ese tipo.

Prohíbe el desarrollo, las pruebas, producción, adquisición y posesión de arsenal o explosivos nucleares.

Las negociaciones, que empezaron en marzo, estuvieron a cargo de la Conferencia para negociar un instrumento jurídicamente vinculante para prohibir esas armas y alcanzar su eventual eliminación total, convocada por la Asamblea General.

La presidenta de esa Conferencia es la embajadora de Costa Rica ante la ONU, Elayne Whyte Gómez.

“Permítanme con una gran emoción confirmar el resultado de la votación. Votos a favor 122, votos en contra uno, abstenciones uno”, dijo la diplomática.

El tratado se abrirá a la firma a partir del 20 de septiembre de 2017 en la sede de Naciones Unidas en Nueva York y entrará en vigor 90 días después de que 50 naciones lo ratifiquen.

La delegación de Nicaragua representó a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

“El tratado entre otros aspectos reconoce los imperativos éticos del desarme nuclear y la urgencia de lograr y mantener un mundo libre de armas nucleares que es un bien público de primer orden sirviendo tanto a los intereses nacionales como colectivos de seguridad. Por consiguiente la adopción de este tratado representa un punto de ruptura del estatus quo, el fortalecimiento del régimen de no proliferación y la promoción del desarme”, dijo el delegado.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *