Honduras Elecciones: lo importante es que se respete el voto del pueblo

By on 8 diciembre, 2017

Por Raúl Méndez

Opiniones, San Salvador 8-12-2017.- En torno al proceso electoral presidencial de Honduras, debo decir que todos los actores políticos deben reconocer el resultado correcto de la votación, no importa quién gane, pero siempre que se respete el veredicto de la población a través del libre ejercicio del voto.

En esta elección presidencial 2017 para designar al próximo Presidente de la República de Honduras hubo distintos escenarios políticos.

Uno, relacionado con la propuesta victoriosa de Juan Orlando Hernández, actual presidente de Honduras que busca la reelección, quien reclamaba el triunfo desde el final de las votaciones, con base –según él-en opinión de personas a boca de urna. Más tarde Hernández mandó tuits en los cuales hacía del conocimiento público que había recibido felicitaciones de los presidentes de Ecuador y Guatemala, Lenin Moreno y Jimmy Morales, por su victoria. Los dos ex presidentes son cuestionados en sus países.

Contrario a esa efusiva actuación del mandatario hondureño, cuando el Tribunal Supremo Electoral de Honduras (TSE), emitió sus primeros informes de resultados presidenciales se dio la gran sorpresa: Salvador Nasralla, candidato de la oposición Libre-PIN,  contra todo pronóstico,  iba adelante en las votaciones.

Con el 42% de los votos escrutados, el TSE presentaba a Nasralla adelante  con un 45.18% de los votos, y Juan Orlando Hernández, del Partido Nacional, con un 40.19%.

El reporte del TSE de las 8:30 a.m., del día lunes 27 indica que la Alianza Libre-PINU marchaban arriba con un porcentaje del 42.63% de los votos, sobre el Partido Nacional  que acumula un 41.66%. Según el reporte hasta hoy se han procesado 13,667 Mesas Electorales Receptoras (MER), y quedan pendientes 4,461.

Luego los datos dejaron de avanzar, parece que se cayeron los sistemas de difusión y cuando volvieron en sí, ya Juan Orlando Hernández iba adelante en las votaciones. Algo curioso. Y luego se pasó del escrutinio inicial, al escrutinio especial. Y para el TSE Juan Orlando Hernández es el futuro presidente, AUNQUE NO SE HAN ATREVIDO A AFIRMARLO.

En una elección de cualquier tipo el Tribunal Electoral no puede dejar de dar resultados porque entre más pasan los días, pareciera que son medidas dilatorias que dan paso a la actuación oscura y la corrupción electoral.

¿Qué puede hacer un organismo electoral al tardar en dar el resultado final de una elección?

Muy simple, puede dar paso a la imaginación de que algo anormal se está haciendo. La gente puede comenzar a imaginar que la tardanza se debe a que están cambiando actas, a que están comprando voluntades y firmas de servidores en mesas, para cambiar el resultado.

Eso no es bueno.

Eso podría ubicar a Honduras, en relación con El Salvador, allá por la década de 1970 (los comicios presidenciales de 1972 y 1977), cuando los gobiernos de turno no querían dejar que la izquierda accediera al Gobierno. Como ejemplo, un mi amigo me decía que cuando las cajas con votos y actas electorales eran trasladadas desde Occidente para la capital, rompían todo y cambiaban todas las papeletas de votación y las actas, a manera de brindar un resultado favorable al oficialismo. Sea cierto o no, son cosas que te ponen a pensar hasta dónde puede llegar un mal proceder. Y había una serie de denuncias de los opositores sobre violaciones a las reglas electorales y a sus votantes, etc, etc. Pero los reclamos no eran atendidos, lejos de eso si reclamaban les metían la policía y el ejército y hasta ahí. Los gobiernos eran impuestos por la fuerza.

Pareciera que esa película sobre El Salvador en la década de los 70’s, se repite con el TSE hondureño actual. Pero los tiempos han cambiado, eso sí.

Ahora el gobierno Hondureño decretó un Estado de Sitio prohibiendo la movilización de las personas con Toque de Queda de las 6 de la tarde a las 6 de la mañana. Eso con el objetivo de disminuir el accionar de los opositores que continúan sus movilizaciones y protestas porque consideran que han ganado las elecciones.

Y mire, los tiempos han cambiado, la Policía se negó a reprimir a los manifestantes políticos opositores. Eso sí que es algo plausible. Antes con tres días de Estado de Sitio, los cuales se iban prorrogando, se garantizaba el gane de determinado candidato. Y yo tengo mis sospechas que algo de eso ocurrió en 2009 en El Salvador, cuando estaban tardando en dar a conocer los resultaos finales. Parece que estaban analizando si le entregaban el gobierno o no a los izquierdistas del FMLN. Pero como decía anteriormente, parece que los tiempos están cambiando y deben cambiar. Porque si todo mundo habla de combatir la corrupción, este es uno de los ámbitos donde se debe combatir la corrupción, lo cual sería la corrupción electoral. Mire que bonito.

Actualmente hay denuncias de observadores electorales de la OEA y la Unión Europea sobre anormalidades ocurridas en el proceso electoral hondureño. Y han avalado una revisión de las actas.

Y los Estados Unidos un socio comercial, social y político con la región centroamericana, debe enviar un mensaje claro, transparente, concreto, para que en Honduras se garantice la votación que hubo el domingo 26 de noviembre.

Que no le quiten un tan solo voto a ninguno de los partidos políticos, por muy pequeño que sea o por muy grande que sea un instituto político. De todas formas, Estados Unidos debe tener muy claro que, con o sin Juan Orlando Hernández en la presidencia, Honduras seguirá siendo su socio estratégico en la región centroamericana, como lo es El Salvador y Guatemala.

Pero aquí lo importante es que se respete el voto de la población en las distintas elecciones, no solo en las presidenciales. ¿Cómo hacerlo?

Fácil: pueden cotejar las actas que entregaron a los partidos el día del final de la votación. Y ahí no hay donde perderse.

Si alguna acta perteneciente a algún partido tiene borrones, esa queda eliminada y se toma en cuenta las que no presenten irregularidades.

Lo de responsabilizar a las personas que hayan atentado contra las elecciones a través de modificar ilegalmente las votaciones, eso es harina de otro costal y decisiones futuras.

Nota: Raúl Méndez en un periodista salvadoreño, con una carrera de fotoperiodista y redactor iniciada en 1987, ex empleado de El Diario El Mundo, La Prensa Gráfica, y Diario Lapagina.com/ Esta tierra está hecha para todos/Debemos ser tolerantes y vivir en ella/Solamente la paz y la tranquilidad son los estados que pueden darle vida a la población/Seamos parte de ese proceso de pacificación. Para contactos: raumendez@yahoo.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *