Polémico indulto de Kuczynski para el ex Presidente Alberto Fujimori

By on 29 diciembre, 2017

Fuerte escándalo nacional e internacional ha generado la decisión del presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski de conceder indulto al ex presidente Alberto Fujimori, quien se mantiene en prisión condenado por crímenes de lesa humanidad.

El domingo 24 de diciembre, en plena celebración de la navidad, Kuczynski, concedió el indulto humanitario a Fujimori, quien fue condenado a 25 años de prisión por crímenes de lesa humanidad entre 1990 y 2000.

Dicho indulto provocó una serie de protestas de sectores de la sociedad peruana, las cuales con el pasar de los días han ido en aumento.

La decisión ocurre en momentos que en el Congreso se analizaba la destitución de Kuczynski, acusado de corrupción en hechos supuestamente relacionados con Odebrech.

Según los reportes el mandatario logró permanecer en el cargo gracias a los votos de abstención del legislador Kenji Fujimori (hijo del dictador preso) y otros nueve legisladores del partido Fuerza Popular.

“El presidente de Perú, en uso de sus atribuciones, que le confiere la Constitución, ha decidido conceder el indulto humanitario a Alberto Fujimori y otras siete internos más”, señala el comunicado de la Presidencia.

La solicitud de indulto fue presentada el pasado 11 de diciembre, tras lo cual una junta médica evaluó a Fujimori y determinó que padece de una “enfermedad progresiva, degenerativa e incurable”.

En 2009, Fujimori fue condenado a 25 años de prisión por los casos Barrios Altos y La Cantuta, sentencia ratificada en 2015.

El primer caso abarca el asesinato de 15 personas, incluido un niño de 8 años, durante una fiesta en la que se creía que participaban miembros de Sendero Luminoso, lo que fue descartado por la justicia.

Por otra parte, el segundo caso corresponde al secuestro asesinato y entierro en fosas a ocho estudiantes y un profesor de la Universidad Nacional Enrique Guzmán y Valle, el 18 de julio de 1992.

Alberto Fujimori dijo sentirse sorprendido por la decisión del presidente Kuczynski al otorgarle el indulto, por lo cual se mostró muy agradecido.

OEA rechaza el indulto

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó su profunda preocupación por la decisión del gobierno peruano de otorgar un indulto humanitario al ex presidente del Perú, Alberto Fujimori, condenado a 25 años de prisión por graves violaciones a los derechos humanos.

La Corte Interamericana y la CIDH se han pronunciado sobre varios casos alarmantes de violaciones a los derechos humanos en los cuales Alberto Fujimori estuvo involucrado como autor mediato, incluyendo la masacre de quince personas en Barrios Altos y la desaparición forzada y ejecución de diez estudiantes de la Universidad La Cantuta.

El indulto presidencial es una potestad constitucional discrecional del Presidente de la República, pero debe estar regida por principios constitucionales y normas internacionales de derechos humanos. En este sentido, la Comisión expresa su preocupación por que el indulto a Alberto Fujimori no cumple con requisitos legales fundamentales, como tampoco con elementos del debido proceso legal e independencia y transparencia de la junta de evaluación técnica.

Por otro lado, el hecho de que junto al indulto de las penas impuestas a Fujimori también se otorgue como una gracia presidencial su exclusión de cualquier proceso penal que se esté siguiendo en su contra, incumple la obligación internacional del Estado Peruano, reafirmada en sentencias de la Corte Interamericana, sobre el deber de investigar las violaciones de los derechos humanos, sancionar a los responsables y reparar a las víctimas.

El indulto tuvo lugar en medio a una crisis política en Perú que ha sido objeto de consternación, en particular por sus graves efectos sobre la protección de los derechos humanos en el país. El contexto de su adopción impide que la decisión sea transparente e incuestionable. Las consecuencias de la medida aplicada son particularmente graves para las personas, grupos y colectividades históricamente excluidas, así como para las víctimas de tales graves violaciones de derechos humanos y sus familiares.

Finalmente, en el contexto de la violenta reacción de las fuerzas de seguridad del Estado en contra de las manifestaciones pacíficas en protesta por el otorgamiento del indulto, la CIDH rechaza cualquier forma de violencia y recuerda que la represión de la movilización y la protesta social es incompatible con una sociedad democrática donde las personas tienen el derecho de manifestar su opinión pacíficamente.

La CIDH rechaza el indulto a Alberto Fujimori, por tratarse de una decisión contraria a las obligaciones internacionales del Estado de Perú, y hace un llamado a que se adopten las medidas necesarias para restablecer los derechos de las víctimas que fueron afectados con esta decisión.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *