Triste ver cómo políticos y legalistas complican los procesos electorales

By on 31 enero, 2018

Raúl Méndez, periodista salvadoreño.

Por Raúl Méndez

San Salvador/Opiniones 31-1-2018.- Es triste ver cómo los políticos y los legalistas complican los procesos electorales en El Salvador, un proceso que debería ser limpio, transparente, sin daño, e incluyente para favorecer la participación de las grandes mayorías de salvadoreños. Pero no es así.

Para el caso de las elecciones de 2018, está el tema de la integración de las Juntas Receptoras de Votos (JRV).

Las cosas se comienzan a complicar con la decisión de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, la cual ordena que las Juntas Receptoras de Votos (JRV), deben estar integradas por personas sin militancia partidaria o en todo caso personas no afiliadas a los partidos políticos. Una resolución de julio 2015, después del tremendo fracaso que había generado la misma Sala en los comicios de 2015, con el voto cruzado de última hora.

Pero antes de profundizar en el tema JRV debemos recordar que por años los partidos políticos, a conveniencia, o cuando han estado en la oposición han planteado la despartidización del Tribunal Supremo Electoral (TSE), lo cual para mí es bueno, pero al mismo tiempo una gran mentira, porque aunque una persona llegue al cargo y diga: no soy de ningún partido político, todos sabemos que eso no es cierto, siempre habrá en su corazón, en su mente, un partido político al que servir.

Entonces, la despartidización del TSE la ha pedido la izquierda cuando ha sido oposición y la ha pedido la derecha cuando es oposición. Ellos sabrán cuáles son sus intenciones.

Más resulta que la Sala de lo Constitucional asumiendo responsabilidades que no le corresponden, como es la de regular los procesos electorales, -para eso está el TSE-, viene y ordena que los miembros de las mesas electorales no tengan afiliación partidaria. Cualquiera pudiera decir: una muy buena decisión de la sala, pero en realidad no lo es. Realmente lo que ha provocado la Sala es un enredo, por andarse metiendo donde no le corresponde.

Sucede que como hay una orden de la sala de no integrar miembros de los partidos en las JRV, entonces, como los partidos políticos siempre van adelante también, les dicen a sus militantes: desafíliense, renuncien a su afiliación partidaria, porque los propondremos para ser miembros de JRV. Y mandan los listados de su personal al TSE, para formar parte de las JRV.  Entonces, la pureza que está pidiendo la Sala solamente es una mentira, porque son los afiliados partidarios los que van a estar ahí liderando el trabajo de las mesas. Pero los designados por los partidos políticos no se desafilian todos, y como son 94 mil miembros de JRV los que deben elegir, al final, después de la revisión que realiza el TSE, falta gente para trabajar en las mesas electorales. Es por esa razón que el TSE realiza un sorteo y dice: cualquier ciudadano que salga “sorteado” irá a cuidar mesas. Pero no se dan cuenta que en el sorteo, que incluyó a los miembros del padrón electoral, podrían aparecer que les toque cuidar JRV a sacerdotes, pastores, testigos de Jehová, Evangélicos, ancianos, gente que no sabe leer (han salido muchos, por lo que el MINED tiene mucho trabajo en Ataco y otros municipios), gente que no puede cuidar urnas porque tiene que trabajar ese día con el patrón que le da un empleo para sobrevivir todos los días de año, no un solo día.

Vaya, complicaciones.

Y se les dejan venir al TSE un montón de gente solicitando los excluyan de ese cargo de cuidar o trabajar en JRV por un salario bastante corto por un montón de horas de trabajo. La gente ha expuesto que no sabe leer, que tiene que trabajar ese día de elecciones, que está enfermó o que estará enfermo ese día de elecciones. Y esto hasta ha dado espacio para las ocurrencias más cómicas relacionadas al caso.

Y la gente siente como que la están metiendo en cosas para las cuales no están preparadas. Y es más, sino va está amenazado de ser multado con 100 dólares.

Pero también qué necesidad tiene la gente de venir a gastar su dinero en transporte, alimentación, en su proceso de pedir su exclusión de cuidar JRV. Un dinero que bien podían utilizar para alimentar a su familia pobre, porque algunos manifiestan que no saben leer siquiera, y cómo quieren las autoridades que esas personas llenen un acta y manden un fax, si ni siquiera saben leer. Es increíble.

La importancia de las JRV

Como parte de señalar la importancia de las Juntas Receptoras de Votos, podría afirmar que estas son el cordón umbilical del proceso electoral. Simplemente porque el resultado del trabajo de esas mesas se verá reflejado en los resultados finales de las elecciones. Si se hace un buen trabajo en las mesas, se tendrá un resultado claro y transparente, y si sucede lo contrario pues habrá un resultado sucio y turbio como ocurrió en 2015.

Decía que las JRV son el cordón umbilical de las elecciones, pues es así porque es ahí donde se genera el resultado de dicha elección, desde la receptación del voto libre de cada ciudadano, hasta mandar el resultado por medio de las actas hacia el Centro de Cómputo del TSE.

Y en esas Juntas Receptoras de Votos todos deben saber que ahí, a la hora de cortar los votos, sus miembros se pelean palmo a palmo cada voto, cada fracción de voto, en un ambiente muy tenso, donde los que hablan fuerte desean imponer sus criterios, pero cada quien se defiende como puede.

Y viendo así la situación, puedo decir que quien defiende los votos de cada partido político en las mesas, de cada candidato, son los miembros de esos partidos políticos. Por tanto, yo le pregunto a la Sala: ¿Qué va a hacer ahí un sacerdote, o un evangélico o un testigo de Jehová, un anciano que nunca ha participado en política, porque algunos de estos nunca han ido a votar siquiera?

Señores no inventemos cosas: en las mesas quienes deben estar presentes son los miembros de los partidos políticos, porque son ellos los llamados a defender los votos de sus institutos políticos.

De todas formas, de acuerdo a la Constitución de la República, son los partidos políticos el vehículo para integrar gobierno o en todo caso, los institutos políticos son el único instrumento para el ejercicio de la representación del pueblo dentro del Gobierno.

Entonces si la Constitución lo establece, porqué trastocar lo que es político, queriendo hacerlo apolítico. No encuentro la razón.

Nota: Raúl Méndez en un periodista salvadoreño, con una carrera de fotoperiodista y redactor iniciada en 1987, ex empleado de El Diario El Mundo, La Prensa Gráfica, y Diario Lapagina.com/ Esta tierra está hecha para todos/Debemos ser tolerantes y vivir en ella/Solamente la paz y la tranquilidad son los estados que pueden darle vida a la población/Seamos parte de ese proceso de pacificación. Para contactos: raumendez@yahoo.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *