Sospechan agente PNC Carla Ayala, desaparecida, está enterrada en Usulután

By on 26 febrero, 2018

Howard Cotto, director de la PNC.

El director de la Policía Nacional Civil, Hoard Cotto reveló este lunes 26 de febrero de 2018, que agentes de la PNC vigilan el cementerio en San Francisco Javier Usulután, donde presuntamente estaría enterrado el cuerpo de la agente de ese cuerpo policial, Carla Mayary Ayala Pineda. Como si se tratase de una verdadera historia de película.

Como es del conocimiento público, la agente Carla Ayala,  fue desaparecida  desde el 28 de diciembre de 2017, después de asistir a una fiesta navideña en la sede del Grupo de Reacción Policial (GRP), perteneciente a la misma PNC. El principal acusado es el también agente de la PNC, Juan Josué Castillo Arévalo, quien se encuentra prófugo.

Un disparo en el patrulla

De acuerdo con datos hechos públicos, Castillo Arévalo habría lesionado a la agente Ayala, mientras iban en una patrulla, mientras la iban a dejar a Apopa, en compañía de otros dos agentes, que han sido detenidos y están siendo procesados en tribunales.

Según el requerimiento fiscal  cuando finalizó la celebración en el GRP  a los procesados  les ordenaron  trasladar a sus viviendas a las personas que no tenían vehículo,  a la víctima  la llevarían hasta el sector de Apopa. Presuntamente  cuando los agentes escucharon  un disparo  a la altura de la Residencial La Gloria,  estos  decidieron regresar a la base y no se percataron en qué condiciones de salud estaban la agente Ayala y el prófugo,  Juan Josué Castillo.

Luego Castillo de dio a la fuga llevándose a la agente.

El entierro sin amigos ni familiares

Según el director Howard Cotto, el pasado 30 de diciembre de 2017, un día después de sucedido el hecho, familiares de Castillo Arévalo abandonaron una vivienda en el municipio de Soyapango, y tuvieron conocimiento por vecinos del lugar, que presuntamente una de las dos personas que vivían ahí, había fallecido.

Posteriormente a través de la misma investigación policial, el 31 de diciembre de 2017, en horas de la tarde, se procede a dar sepultura supuestamente a un familiar del prófugo Castillo Arévalo, en el cementerio de San Francisco Javier.

Los familiares del ex agente, que se mantiene prófugo, utilizaron para tramitar la autorización y efectuar el entierro, obteniendo una constancia de defunción emitida por un médico de Ilopango. Cuando la PNC entrevistó al profesional admitió no haber visto ni conocido a la persona que aducen había fallecido.

Por lo tanto, emite el acta de defunción sin conocer a la persona y sin tener a la vista el cuerpo.

Además, la persona supuestamente fallecida que es originaria de San Francisco Javier, creció y vivió por mucho tiempo en dicho municipio, es sepultada sin realizarle ninguna vela o actos fúnebres, sin la asistencia de nadie a este tipo de actos. El lugar, la tumba, está abandonado, y hasta la fecha no hay nadie quien lo confirme o que confirme haber visto a la persona fallecida.

Todos esos elementos le dan la presunción a la PNC de que en el lugar está enterrado el cuerpo de su compañera de equipo Ayala Pineda.

La Policía Nacional Civil realiza gestiones para llevar a cabo la exhumación del cuerpo, que pudiera encontrarse en esa tumba, a fin de confirmar o descartar que se trata de la ex agente policial desaparecida.

Y con bae en esos indcios, desde el 22 de febrero la PNC mantiene la custodia del lugar, y ahí se mantendrán independientemente de lo que tarde el proceso. Y pasan a la Fiscalía toda la documentación sobre este proceso inviestigativo. Es la Fiscalía la que debe solicitar la exhumación del cuerpo.

Lo que sí se puede observar en el caso es que más personas estarán involucradas en el crimen.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *