¿Acudir a votar en Elecciones 2018, o anular el voto?

By on 28 febrero, 2018

Por Raúl Méndez

Opiniones 28-2-2018.- Llamar a anular el voto de cara a las elecciones legislativas y municipales de 2018 es un acto de descortesía política, reducción de la calidad política, y una falta al nivel de tolerancia democrática que debe haber en estos tiempos nuevos.

Dicho llamado parte de algún político que desea figurar, de algún personaje que no ha logrado cumplir sus metas políticas, o de algún político en calidad de retiro que busca volver por la puerta de atrás.

Es cierto que la constitución y las leyes no establecen sanciones para quienes hagan tal llamado y forma parte de la libertad de expresión, de esas libertades que garantiza la Constitución de la República.

Sin embargo, esa acción representa un error y un hecho contradictorio, simplemente porque dentro de un año, estas mismas personas estarán llamando a que voten por ellos o por su candidato. Recuerden que ya vienen las presidenciales y entonces no pedirán que se anule el voto, a menos que dejen fuera a alguien, en uno de esos movimientos sucios dentro de la política.

Pero qué nos dice la Constitución de la República sobre los derechos de los salvadoreños: el artículo 6 dice lo siguiente: Toda persona puede expresar y difundir libremente sus pensamientos siempre que no subvierta el orden público, ni lesione la moral, el honor, ni la vida privada de los demás. El ejercicio de este derecho no estará sujeto a previo examen, censura ni caución; pero los que haciendo uso de él, infrinjan las leyes, responderán por el delito que cometan.

La misma Constitución en sus artículos 72 y 73 establece como un derecho y un deber el ejercicio del sufragio, por parte de los ciudadanos.

Además establece en su artículo 78 que el voto será libre, directo, igualitario y secreto.

Ante este tipo de presentaciones legales, debo decir que lo correcto, o  lo mejor es actuar dentro de la ley, y no fuera de ella. Aunque, debo reconocer también que los electores tienen libertad para anular su voto, no hay ninguna restricción, por eso el voto es libre.

Y, en el día de las elecciones la población deben salir a emitir el sufragio este 4 de marzo por el candidato que ellos consideren conveniente para su comunidad, o tomar la decisión que más les convenga, incluso quedarse en casa como hacen muchos a los que no les gusta meterse en actividades políticas. Los porcentajes de esas personas que no les interesa ir a votar quedan grabados en los índices de ausentismo y abstencionismo, contemplados en los reportes sobre participación electoral en cada elección. Y son bastante altos esos porcentajes.

Después de todo, por ser una elección con múltiples ofertas políticas legislativas y municipales, los ciudadanos tendrán mucho donde escoger y podrán apoyar al candidato que consideren el más acertado para echar a andar las obras en sus comunidades o para promover las leyes que urgen, desde la Asamblea Legislativa.

 

Nota: Raúl Méndez en un periodista salvadoreño, con una carrera de fotoperiodista y redactor iniciada en 1987, ex empleado de El Diario El Mundo, La Prensa Gráfica, y Diario Lapagina.com/Esta tierra está hecha para todos/Debemos ser tolerantes y vivir en ella/Solamente la paz y la tranquilidad son los estados que pueden darle vida a la población/Seamos parte de ese proceso de pacificación.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *