Ileana Rogel: “Un Pueblo, Un Producto es la mejor estrategia de desarrollo económico territorial”

By on 23 abril, 2018

Ileana Rogel, presidenta de la Comisión Nacional de la Micro y Pequeña Empresa (CONAMYPE).

Ileana Rogel, presidenta de la Comisión Nacional de la Micro y Pequeña Empresa (CONAMYPE), se mostró satisfecha con la implementación de la estrategia económica  Un Pueblo, Un Producto, luego de participar en un conversatorio con jóvenes y adultos emprendedores de la zona de Jiquilisco, departamento de Usulután.

Rogel, sostuvo un encuentro, primero con jóvenes emprendedores a los que CONAMYPE está capacitando en la parte técnica de cómo hacer negocios, y luego con productores adultos, ambas representaciones con un sistema cooperativo. Los jóvenes trabajan en proyectos de producción del camarón, así como en la parte culinaria.

Un total de 16 jóvenes están desarrollando proyectos de desarrollo empresarial, en pequeño, en la zona del cantón Sisiguayo, del municipio de Jiquilisco, Usulután, contando con el respaldo del Sistema de Asesoría y Capacitación para el Desarrollo Local (SACDEL).

Los jóvenes y sus proyectos

Los jóvenes emprendedores en un encuentro con la presidenta de CONAMYPE,  en el comedor El Changarro, de Sisiguayo, en la que también participó  Dennis Pigot, el representante del Gran Ducado de Luxemburgo en El Salvador explicaron en qué consisten sus iniciativas productivas.

Las jovencitas trabajan duro para sacar adelante sus negocios en Sisiguyayo, Jiquilisco, Usulután.

Gladys Alemán, informa que su actividad productiva, formada por cuatro personas, se dedican a la comercialización de camarón fresco entero y seco salado, cultivado en estanque.

“Estoy muy agradecida con los técnicos de CONAMYPE porque fueron ellos quienes nos presentaron esos proyectos para jóvenes. Estamos en proceso todavía de formular nuestro modelo de negocio, pero ha sido para nosotros un gran beneficio el poder participar en los talleres de formación impartidos por SACDEL”, dijo Alemán.

Tatiana Abigaíl Mercado Rodríguez, trabaja con su hermano William en el comedor El Changarro, en Sisiguayo.

En tanto que Tatiana Abigaíl Mercado Rodríguez, trabaja con su hermano William en el comedor El Changarro, pero tienen como meta convertir ese negocio en un restaurante de primera, donde los turistas nacionales e internacionales puedan llegar a disfrutar de exquisitos platillos, con especialidades a base de camarón producido en estanques de la zona.

Asimismo tienen venden tamales y pupusas en sus distintas presentaciones. El negocio cuenta con un amplio lugar para la atención al cliente y para la realización de eventos.

El Changarro es un negocio familiar. Mi hermano y mi persona trabajamos desde muy pequeños en los estanques camaroneros. Esperamos promover las actividades turísticas”, afirma Tatiana Abigaíl decidida y emprendedora.

Mientras Víctor Antonio Chévez, desarrolla junto su compañero Fredy una iniciativa consistente en dar mantenimiento y reparación a sistemas de bombeo en los estanques de cooperativas de la zona. Dichos sistemas son importantes para la producción de camarón, con asistencia oportuna e inmediata.

Víctor Antonio Chévez, desarrolla junto su compañero Fredy una iniciativa consistente en dar mantenimiento y reparación a sistemas de bombeo.

“Estamos recibiendo la capacitación para nuestro modelo de negocio, cosa que  nos está permitiendo identificar de mejor manera nuestro mercado. Ya hemos hecho un sondeo de mercado para poder identificar a dónde están nuestros clientes, y saber qué es lo que demandan ellos”, dice Chévez.

Los emprendedores están recibiendo asistencia técnica de CONAMYPE para  poder formular un proyecto bastante exitoso.

“Actualmente estamos cursando el módulo de habilidad y competencia para la vida y el trabajo, algo que nos está permitiendo implementar las diferentes metodologías que se utilizan en nuestra vida cotidiana, ya sea para interactuar con nuestra misma familia, con nuestra misma comunidad o en nuestro trabajo, o incluso para poder tratar de mejor manera a nuestros clientes”, explica el joven emprendedor.

Presidenta de CONAMYPE emocionada

La presidenta de CONAMYPE, Ileana Rogel se mostró emocionada al conocer la explicación de los jóvenes respecto de sus iniciativas, las cuales están relacionadas con la política Un Pueblo, Un Producto que desarrolla el gobierno.

Ileana Rogel, presidenta de CONAMYPE dirigiendo una importante política de desarrollo productivo local con la estrategia Un Pueblo, Un Producto.

“En primer lugar yo quiero felicitar al equipo de jóvenes que nos están contando todas estas historias. En este espacio estamos poniendo en práctica dos de las cuatro operaciones matemáticas que nos enseñan en la escuela, que es a sumar y multiplicar”, señala Rogel.

La funcionaria explica todo un trabajo interinstitucional en la zona.

La semilla de marañón tostada es uno de los productos favoritos de la gente trabajados en Jiquilisco, Usulután.

Afirma que SACDEL es una ONG’s que tiene trabajo territorial en la zona, en coordinación con metodologías de CONAMYPE para homologar metodologías de intervención, pero también se suma la cooperación del Gran Ducado de Luxemburgo, se suma la intervención de INJUVE, de la Secretaría Técnica (SETEPLAN). Además agrega que se suman otros actores a partir de un esfuerzo en ese territorio.

“En ese contexto es que estamos sumando y multiplicando en esta apuesta por territorios que se consideran lejanos, con pocas oportunidades, de ver cómo es que logran ir dando saltos importantes en procesos organizativos, pero también en procesos que les permitan generar ingresos, sus propios ingresos, y generar ocupación y empleo”, sostuvo la titular de CONAMYPE.

Un Pueblo, Un Producto

Las iniciativas implementadas en Jiquilisco están relacionadas con la política de desarrollo económico Un Pueblo, Un Producto.

“Para nosotros el movimiento de Un Pueblo, Un Producto es la mejor estrategia de desarrollo económico territorial”, sostiene.

La producción de hortalizas avanza sin descanso.

Afirma que les está dando buenos resultados, al tiempo que señala que en 95 territorios están interviniendo con esa metodología, a diferentes niveles de desarrollo.

“Estamos seguros que si contáramos con más recursos, los 262 municipios intervenidos con esta metodología, podríamos hacer maravillas respecto a su tejido productivo empresarial”, manifestó.

“Vamos a seguir haciendo esfuerzos por sumar los apoyos de la cooperación porque en esta apuesta Un Pueblo, Un Producto además de la cooperación del Gran Ducado de Luxemburgo, nos apoya la gente de cooperación del Japón, y nos apoya de forma muy contundente el pueblo de Taiwán a través de su gobierno”, agregó.

“Queremos sumar a nuevos aliados,  pero quiero reiterarles que la metodología, y ahora la política pública para el Movimiento Un Pueblo, Un Producto es sumamente exitoso”, dijo.

Denis Pigot, el representante del Gran Ducado de Luxemburgo, ha visitado la zona de proyectos financiados por la cooperación de su país, y se ha mostrado satisfecho con el progreso.

Gran Ducado de Luxemburgo da luz verde a Un Pueblo, Un Producto

Denis Pigot, el representante del Gran Ducado de Luxemburgo, ha visitado la zona de proyectos financiados por la cooperación de su país, y se ha mostrado satisfecho con el progreso.

Pigot, explicó que la cooperación de su país, una nación europea, no es nueva en la zona, dijo que cooperan ahí desde 1990.

Denis Pigot visitando la plantación de hortalizas en Jiquilisco, Usulután.

La cooperación de Luxemburgo financia prodyectos productivos en Jiquilisco.

“Para mí es un honor estar aquí. Esta es una zona que conocemos bien de finales de los años 90, donde la cooperación de Luxemburgo está desarrollando proyectos. Pero la manera cómo desarrollamos los proyectos, ahora es totalmente diferente”, expresa Pigot.

Dijo que en los años 90 cuando entraron a la zona, llegaron con recursos financieros y con equipos de expertos para trabajar en sectores bien definidos en áreas de la salud, educación y proyectos de aguas y saneamiento.

El funcionario informó que antes su país entraba con sus propios equipos de expertos para impulsar proyectos de desarrollo, sin embargo, con la iniciativa impulsada por CONAMYPE Un Pueblo, Un Producto, ahora apoyan directamente los proyectos, ya en proceso de avanzada.

Denis Pigot es un fan completo de la semilla de marañón procesada y ha comprado su dotación.

“Lo que estamos haciendo ahora es un apoyo presupuestario. Estamos apoyando iniciativas, como la iniciativa de CONAMYPE: Un Pueblo, Un Producto. Nosotros somos los primeros en entrar en esto. Nos parece muy bien, queremos sumarnos a otros esfuerzos, entrar con otra cooperación”, añade.

Indica que El Salvador ha tropicalizado esta experiencia Un Pueblo, Un Producto a tal punto que ahora otros países podrían ejecutar este tipo de proyectos de desarrollo local.

Camarón fresco y salado producido en estanques de Sisiguayo, Jiquilisco, Usulután.

“Aquí están mis felicitaciones para el esfuerzo que está haciendo CONAMYPE”, dijo Pigot.

Denis Pigot ha disfrutado con las historias productivas de los jóvenes emprendedores de Sisiguayo, Jiquilisco, Usulután.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *