Por un partido de fútbol suspenden procedimiento judicial en caso PNC Carla Ayala

By on 3 mayo, 2018

Uno de los procesados es interrogado en la primera reconstrucción, por lo ocurrido en el grave delito de la agente PNC Carla Ayala.

Debido al partido de fútbol entre Águila y Luis Ángel Firpo a desarrollarse a las 7:00 de la noche en el Estadio Cuscatlán, el Juzgado Sexto de Instrucción de San Salvador  suspendió la reconstrucción que estaba programada para este día en el caso de la desaparición de la agente de la PNC  Carla Ayala.

La suspensión se debe a que era necesario cerrar las vías de acceso al estadio en el horario de 6:00 de la tarde a 11.00 de la noche.

La reconstrucción será la próxima semana en una fecha que será  notificada a las partes.

Esta decisión ha sido fuertemente criticada en redes sociales porque se da prioridad a un evento deportivo, a la diversión, antes que a la justicia en un caso muy sonado.

La segunda fase de reconstrucción de hechos en el caso la desaparición  de la agente Carla Ayala,  ocurrida la madrugada del 29  de diciembre de 2017,  luego de asistir a una fiesta navideña en la sede policial el  extinto Grupo de Reacción Policial (GRP), está relacionada con el segundo recorrido que hizo el agente Castillo Arévalo, para determinar porque no fue arrestado por sus compañeros.

La diligencia tiene como objeto aclarar elementos confusos alrededor del hecho, así como indagar dudas para conocer la verdad, según lo manifestó el juez Roberto Arévalo Ortuño.

De acuerdo al requerimiento fiscal el 28 de diciembre de 2017 a las 6:00 p.m. se realizó una fiesta en el cuartel del GRP ubicado en Calle Principal de la Residencial San Fernando, Calle Antigua a Huizúcar, de esta capital, a la cual también acudieron familiares cercanos a los agentes, así como amistades de otras unidades policiales.

A las 10:40 de la noche finalizó dicha fiesta y ordenaron ir a dejar a las viviendas a los asistentes que no llevaron vehículos, siendo Ovidio Pacheco y Wilfredo Deras los delegados en llevar a Carla Ayala al sector de Apopa. Pero además de la víctima ingresó al vehículo Juan Josué Castillo Arévalo  y cuando se conducían por el sector de la colonia La Gloria, en Mejicanos,  se escuchó un disparo en el interior; los encargados decidieron retornar a la base sin percatarse de las condiciones de salud de Ayala y Castillo.

Al llegar a la base, Ovidio y Wilfredo bajaron  a informar lo sucedido pero cuando regresan al auto observan que Castillo encendió el vehículo y se retiró con la víctima, luego se realizó una persecución pero sin resultado alguno.

Fiscalía manifiesta que a las 4:05 de la mañana del día 29, Castillo llegó sin Carla y entregó las llaves del vehículo al comandante Juan Antonio Linares quien estaba acompañado de Josué Pérez, éstos agentes presuntamente ya sabían que debían detener a Castillo, pero no lo hicieron.

Un inspector que vio a Castillo lo persiguió, pero dos sujetos (Atilio e Isaac) lo esperaban en un vehículo por lo que disparó, pero éste no se detuvo; al perseguirlos logran alcanzarlos en el Árbol de la Paz capturando a los dos sujetos, pero  Castillo no se encontraba.

En este caso hay demasiados cabos sueltos que denotan un encubrimiento de policías hacia el hechor, y quién sabe por qué motivos será.

Este es uno de los casos emblemáticos que le pone sombras a la imagen del gobierno de Salvador Sánchez Cerén, por la ineficacia para aplicar justicia en un caso simple.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *