Gobierno salvadoreño condena uso de la fuerza por el Ejército israelí en Gaza

By on 16 mayo, 2018

Laila al Ghandur, una bebé de ocho meses, murió debido a la inhalación de gases lacrimógenos lanzados por el ejército israelí reportó el sitio Palestina Libre.

El Gobierno de El Salvador, a través del Ministerio de Relaciones Exteriores, ante los hechos de violencia suscitados entre Israel y Gaza, expresó su solidaridad con las familias de las víctimas y heridos a consecuencia de esta situación.

Asimismo, condenó el uso de la fuerza por el Ejército israelí y hace el llamado para impedir que se sigan produciendo más víctimas civiles.

El Gobierno de Salvador Sánchez Cerén reitera la búsqueda de una solución a esta situación en los espacios internacionales, apegadas a las resoluciones adoptadas en el sistema de las Naciones Unidas.

Además, El Salvador enfatiza que mantiene y mantendrá la sede diplomática en la ciudad de Tel Aviv, en respeto a las resoluciones de la ONU sobre el Estatuto de Jerusalén.

Las protestas más recientes, que han dejado decenas de muertos y heridos en el lado de los palestinos, en la frontera con Israel, se debe al traslado de la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv hacia Jresusalén por parte de Donald Trump. Guatemala le ha seguido los pasos a EE.UU. y ha llevado su embajada a ese lugar, considerado santo.

El ejército israelí ha disparado matando a protestantes palestinos que lanzan piedras desde su lado, según los reportes noticiosos.

De acuerdo con el sitio Palestina Libre @palestinalibre con la muerte de Laila al Ghandur, una bebé de ocho meses, debido a la inhalación de gases lacrimógenos, Israel culminó el lunes14, la peor masacre palestina, con 59 muertos y 2700 heridos.

La madre de la bebé se encontraba con su hija a un kilómetro de la frontera, pensando que guardaba “una distancia segura”, cuando los soldados israelíes bombardearon a los manifestantes con sucesivas cargas de granadas lacrimógenas, quizás las más fuertes del mundo.

En las protestas del lunes, día que se inauguró la Embajada estadounidense en Jerusalén, participaron unos 35.000 palestinos para exigir, entre otras cosas, la devolución de los territorios ocupados y el regreso a casa de los seis millones de refugiados palestinos que viven como “apátridas” desde hace décadas en una treintena de países.

Desde que comenzó la Gran Marcha del Retorno, el pasado 30 de marzo, al menos cien palestinos han muerto, incluidos niños, periodistas y personal sanitario, y cerca de 12.000 han resultado heridos. La mayoría de las víctimas fueron alcanzadas por cientos de francotiradores israelíes, y bombardeos de tanques y drones.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *