Fallece Miguel Obando y Bravo, Cardenal y Arzobispo emérito de Nicaragua

By on 4 junio, 2018

Cardenal de Nicaragua  y Arzobispo emérito de Managua, Miguel Obando y Bravo.

El Cardenal de Nicaragua y Arzobispo emérito de Managua, Miguel Obando y Bravo falleció el domingo 3 de junio de 2018, a las 3:48 de la mañana, por lo cual la iglesia católica de esa nación centroamericana ha recibido muestras de condolencias tanto a nivel interno donde el religioso era muy querido, como desde diferentes países.

Obando y Bravo fue un representante de la iglesia católica nicaragüense., que durante los primeros años de la revolución sandinista mantuvo oposición al régimen del FSLN, pero posteriormente llegó a entendimientos y con el presidente Daniel Ortega impulsaron el diálogo por la reconciliación y la paz.

La vicepresidenta, Rosario dijo que desde que se conocidió el deceso del religioso estuvo en comunicación con los familiares y colaboradores cercanos.

Señaló que la partida física del Cardenal Obando y Bravo es una noticia triste, pero que también “nos dice que tenemos un intercesor en el cielo, un Santo más, un ángel en el cielo que va a seguir la misión de reconciliación y paz en Nicaragua”.

Murillo, recordó que Cardenal Miguel, estuvo en las circunstancias más difíciles en nuestro país, sobre todo desde la década 60 durante la guerra de insurrección sandinista, también durante el terremoto, y en los acuerdos de paz en los años 80, siempre acompañando a las familias más pobres, más vulnerables de Nicaragua.

Agregó que el Cardenal Miguel Obando y Bravo fue un fiel cumplidor de la doctrina de Jesucristo, y fue el primer Cardenal de Centroamérica.

Para este lunes 4 de junio se realiza una Misa Concelebrada de cuerpo presente en la Catedral de Managua, y luego se realizará el sepelio.

El gobierno ha decretado Tres días de Duelo Nacional por el tránsito a otro plano de vida del Cardenal Miguel Obando y Bravo.

Dijo que el Gobierno reitera su compromiso con el diálogo, la seguridad y la paz, para que Nicaragua recorra los caminos que se merece de trabajo y prosperidad.

Al respecto del deceso, el Cardenal Leopoldo Brenes, consideró tras la partida física del Cardenal Emérito Miguel Obando y Bravo, Nicaragua tiene un nuevo intercesor en el cielo ante la difícil situación que atraviesa el país en estos momentos.

“No hay duda de que, para la Iglesia en Nicaragua, el fallecimiento del Cardenal Obando es una cosa maravillosa en cuanto a que fue un hombre entregado al servicio de este pueblo santo desde el mismo momento en que fue nombrado obispo auxiliar en el año 68 para la diócesis de Matagalpa. Desarrolló toda una acción misionera, visitando todas las comunidades”, afirmó.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *