Debate contra privatización del agua en El Salvador tiene sus primeros choques

By on 14 junio, 2018

Seguridad de Asamblea Legislativa rocía gas a los manifestantes y eso provocó el lanzamiento de piedras.

En el debate de formación de la nueva Ley del Agua, en la cual los partidos de derecha de la Asamblea Legislativa, buscan aprobar la privatización del servicio de agua, ya han registrado los primeros graves incidentes cuando estudiantes de la UES llegaron a protestar a la Asamblea, han quebrado vidrios y les han lanzado gases lacrimógenos.

El debate se está poniendo fuerte porque los partidos de derecha con mayoría simple en la Asamblea Legislativa, buscan privatizar el servicio de agua, por considerar que lo harían más eficiente. Sin embargo, hay otros sectores que opinan que el agua es un recurso natural necesario para la vida humana y no es una mercancía.

Este día hubo lanzamiento de gases lacrimógenos de parte de la vigilancia de la Asamblea Legislativa contra protestantes, que también lanzaron piedras hacia las instalaciones del congreso quebrando cristales de puertas y ventanas.

Como resultado de los disturbios un camarógrafo resultó herido.

Durante la concentración las autoridades de la Universidad de el Salvador solicitaron al congreso la aprobación de la Ley General de Agua, con un enfoque de derecho humano, en contra de la privatización.

El debate por el agua recién está comenzando. El día martes 12 de junio de 2018, la Conferencia Episcopal liderada por Monseñor José Luis Escobar Alas, Arzobispo de San Salvador, ha sostenido que el agua es un elemento imprescindible para la vida humana, porque sin agua no hay vida. Además, sostienen que la ONU ha reconocido el derecho humano al agua, y el papa Francisco en su Encíclica Laudato Si, afirma que “el acceso al agua potable y asegura es un derecho humano básico, fundamental y universal, porque determina la sobrevivencia de las personas, y por tanto es condición para el ejercicio de los demás derechos humanos.

Basados en esos criterios los obispos salvadoreños pidieron a los diputados respetar los 92 artículos consensuados en la legislatura 2012-2015, por considerar que es pieza fundamental en dicha ley.

Consideran que como pastores son testigos del clamor del pueblo que pide agua potable en todos los hogares y que no podría pagar los costos si tan vital líquido se convirtiera en una mercancía que esté sometida a las leyes del mercado.

Para la CEDES es indispensable que el ente rector de la administración del agua, tenga una Junta Directiva predominantemente estatal, con amplia participación ciudadana, porque corresponde al Estado ser el legítimo garante del derecho al agua para todos.

“Por tanto, estamos en contra de la privatización del agua”, afirman los miembros de la CEDES.

“Si se llegara a aprobar una ley que otorgue el derecho a decidir sobre la distribución del agua en la nación, negándole esa función al Estado, estaríamos ante una ley absolutamente antidemocrática y carente de legitimidad”, afirman.

“Exhortamos a todo el pueblo salvadoreño a hacer uso del derecho a la participación ciudadana exigiendo a la Asamblea Legislativa la aprobación de una Ley General de Aguas que garantice este derecho humano fundamental. Una ley injusta que violente los derechos del pueblo, no puede ser admitida”, concluyeron sorprendentemente los Obispos.

Por su lado, Norman Quijano, presidente de la Asamblea Legislativa ha manifestado lo siguiente: “No estamos a favor de la privatización del recurso hidríco. Sería inconstitucional e iría en contra de nuestros principios”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *