Cientos de miles de nicaragüenses celebran el 39º Aniversario del triunfo de la Revolución Sandinista

By on 20 julio, 2018

Presidente Daniel Ortega, saluda al pueblo al llegar al acto del 39 Aniversario del triunfo de la revolución popular sandinista.

Cientos de miles de nicaragüenses se congregaron este 19 de julio de 2018 en la Plaza de la Fe, en Managua, Nicaragua, para celebrar el 39 aniversario del triunfo de la Revolución Popular Sandinista, esta vez en un marco de superación de un conflicto político social iniciado por opositores.

Este 19 de julio ha habido una fuerte movilización en diferentes ciudades de Nicaragua, para celebrar el 39 aniversario de la revolución que terminó con la dictadura de Anastasio Somoza.

Durante su discurso el presidente Daniel Ortega se ha referido al proceso del conflicto y ha pedido a los obispos que rectifiquen su actuación que se ha puesto -según lo ha dicho- del lado de los golpistas.

El presidente Daniel Ortega en su discurso dijo que parecía difícil que surgiera un conflicto de esta manera  en Nicaragua, habiendo tanta estabilidad, con once años de estabilidad, once años de seguridad, once años de crecimiento económico. Con índices de aprobación sin precedentes en la historia de Nicaragua, pero no podían permitir que la revolución se siguiese consolidando.

Y advirtió que las protestas cívicas eran nada más el pretexto porque iban armados, y detalló cómo mataron a algunos militantes sandinistas, con armas de fuego.

Ortega manifestó que las protestas comenzaron con el incendio de la reserva forestal del indio maíz, y empezaron la guerra a través de las redes, tanto nacional como internacionalmente.

Y continuaron armándose, porque venían armándose ya. Y bajo qué cobertura. Son protestas cívicas y con qué mataron incluso con armas de guerra.

Y detalló que los protestantes fueron instalando centros de tortura, utilizaron universidades para instalar centros de tortura para asesinar. Y se preguntó ¿Hasta dónde piensan llegar? El incendio en la reserva fue aplacado por las lluvias, y se quedaron sin pretexto.

Pero comenzaron con ataques armados a instituciones  sandinistas con las cuales trataban de sembrar el caos, y mantuvieron paciencia, evitando la provocación, y el gobierno quitó el decreto de la seguridad social, y llamaron al diálogo, y ellos continuaron con las acciones.

Recordó que cuando eliminaron el decreto de la seguridad social, se vino la protesta cívica. Y Comenzaron con ataques armados en contra de instituciones del Estado, con ataques armados en contra del Frente Sandinista de Liberación Nacional. Con ataques armados e incendios de instituciones, y luego con el saqueo también de empresas y supermercados con lo que trataban de sembrar el caos.

En una forma de evitar la provocación el gobierno mandó a retirar el decreto, pero ellos continuaron con su campaña. “Ellos iniciaron la agresión”, señaló Daniel Ortega.

“De nada les valió que mandáramos a retirar el decreto, siguieron con su campaña, ellos que iniciaron la agresión, ellos que provocaron los muertos. Y que lanzaron a la muerte a jóvenes y muchachos de los barrios, que les pagaron para que participaran como fuerza de choque”.

Canciller de Cuba Bruno Rodríguez llegó a la celebración.

“No solo retiramos la ley, sino que dijimos vamos a un diálogo. Y ellos dijeron que ya no se trataba de la ley. ¿Y para donde querrán ir decía yo? Queríamos escucharlos, queríamos saber cuál era la estrategia que ellos tenían. Y fueron sacando las uñas, se fueron quitando las máscaras y dijeron: (Daniel Ortega) tiene que  irse ya”, dijo Ortega.

Ante esa situación el público reaccionó y dijo en coro: “Mi comandante se queda”.

Vicepresidenta Rosario Murillo: todos los seres humanos debemos tener una comunión directa con Dios, y pedirle a nuestra madre María que retorne la paz en nuestra Nicaragua.

Sobre la participación de los obispos en la mediación

“Y lo dijeron nuestros adversarios llenos de odio, era explicable que ellos lo dijeran. Pero más me sorprendió cuando los mediadores reunidos en la Casa de los Pueblos con todos los señores obispos encabezados por el Cardenal me leyeron la cartilla. Sacaron la estrategia y ahí decían: Hay que cambiar ya a partir del día 11, nos daban un plazo de dos días. Hay que cambiar ya al Poder Judicial, al Poder electoral, a la Contraloría, a todos los poderes del Estado, a la Asamblea Nacional y hay que quitar al presidente, y adelantar las elecciones. Ahí lo dijeron con tanta claridad. Yo cuando recibí el documento, dije bueno, esto es lo que ellos quieren realmente. Yo pensaba que eran mediadores, pero no. Están comprometidos con los golpistas”, explicó Ortega.

“Me duele mucho decir esto porque yo les tengo aprecio a los obispos. Les respeto, soy católico, pero ahí ellos tienen posiciones, unos de mayor confrontación, otros más moderados, pero siempre se impone la línea de la confrontación y no la línea de la mediación”.

“No acaban de entender que una mediación es para sentar a las dos partes y escucharlas, y no tomar partido el mediador y decir se tiene que hacer esto en tantos días, en una semana querían provocar un golpe de estado”.

Canciller de Venezuela, Jorge Arreaza se unió a la celebración del 39 aniversario de la revolución sandinista.

“Cuando me plantearon esto, bueno, yo siempre le pido a Dios que me llene de la paciencia de Job. Fui, les dije: bueno si ustedes quieren plantear todo esto en el diálogo, pueden plantearlo. Pero tiene que haber consenso, tiene que haber consenso entre las dos partes. Pero ellos esperaron consenso, simplemente aparecieron con un ultimátum. Yo solo agarré la nota, la ojié, me asombré. Me dolió que mis señores obispos tuvieran esa actitud de golpistas. Y ahí mismo ellos se descalificaron como mediadores, se descalificaron como testigos. ¿Por qué? Por su mensaje claro fue el golpe, y después de esto día a día”.

Dijo que le dolió porque consideró que con los señores obispos se podría llegar a la paz, pero cuando tenían que hablar de los tranques, y que tenían que quitar los tranques que tenían aprisionado al pueblo por todos lados,  a ellos no les gustaba. Recordó que a lo más que se llegó fue a un acuerdo de tregua de tres días.

“Yo no sé si todos los obispos… Quiero creer que los obispos, quiero creer que el Cardenal no sabía nada de esto: pero muchos templos fueron ocupados como cuarteles, para guardar armamentos, para guardar bombas y de ahí salir a atacar, y a asesinar”,, advirtió.

Durante su discurso el presidente Ortega manifestó si dicen que la lucha era cívica, que la protesta era cívica, entonces preguntó quién mató al Comisionado Luis Emilio Bustos López, de la Policía Nacional, quién mató al capitán Hilton Rafael Manzanares, de la Policía Nacional, quién mató al teniente José Abraham Martínez, de la Policía Nacional, entre otros muchos  miembros de ese cuerpo de seguridad, que mencionó y han sido asesinados en el transcurso de las protestas. Y preguntó también quiénes hirieron a más de 300 agentes de la policía nacional y dijo: esos son los pacifistas. Luego preguntó quién asesinó a decenas de sandinistas, casos dramáticos.

“En Jinotepe llegan los golpistas, defendidos por la Alianza Cívica, que es la máscara de los golpistas, a buscar a un compañero a su casa, el compañero no estaba, y abrió la puerta el hermano menor de él y cuando les dijo que no estaba; entonces, mataron al muchacho. Y se fueron. Luego apareció el padre del muchacho asesinado, después de los funerales, y no hablaba de odiarlos, sino que le dolía la muerte de su hijo, y que la condenaba. ¿Y qué hicieron? Al día siguiente mataron también al padre del muchacho. Les inyectaron el veneno del odio”, dijo Ortega.

Y como un rito satánico torturaban a la gente en los tranques.

Y detalló como los protestantes le dieron muerte a Francisco Ramón Aráuz Pineda de 55 años, combatiente histórico, hijo de Amada Pineda, que fue condecorada como heroína, cuyo cuerpo fue quemado, y los hechores saltaban sobre el cuerpo y luego subieron los vídeos a las redes sociales. Ante ese tipo de casos que son ritos satánicos y el mandatario llamó a los obispos a exorcizar a los hechores de esos actos.

Pide a los obispos que rectifiquen

“Uno de los obispos nos llegó a decir que el Frente Sandinista ya estaba acabado, que ya no tenía gente, que estaba liquidado,  y que era mejor que nos fuéramos. No vamos a irrespetar a los obispos, no vamos a pelear con los obispos, pero, por la verdad murió cristo. Y como cristianos estamos obligados a decir la verdad, y a pedirle a los señores obispos a que rectifiquen por amor de Dios, y no estén alimentando a estas sectas satánicas, golpistas, asesinas.

Ortega, dijo que los obispos querían que se acuartelara a la Policía, para que los golpistas los atacara, pero recordó que ellos deben tener paciencia pero deben brindar la seguridad al pueblo.

“Y nos dijo esto la embajadora de los Estados Unidos, que la Policía debía actuar, porque ya los angelitos que estaban en la UNAN armados, ya habían asaltado a un oficial de la embajada americana, le habían quitado la pistola, le habían robado la camioneta. Sí claro, como había hay ese contubernio, luego buscaron que le regresaran la camioneta, pero la pistola ahí apareció entre las armas decomisadas, capturadas a los que estaban en la UNAN”.

Y dijo que a partir de ahí tomaron la decisión de restablecer el orden a nivel nacional, no porque se los dijera la embajadora de EE.UU.

Amada Pineda, que fue condecorada como heroína, por el presidente Daniel Ortega.

“Y eso es lo que los tiene irritados, enfurecidos. Y están llamando a exorcizarnos.  A partir de mañana han mandado a decir que deben exorcizarnos. Que exorcicen a los demonios que tienen ahí. Que les digan que el camino no es la guerra, sino que  es la paz”, expresó Ortega.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *