Mejor transitar por caminos de paz, que afrontar graves daños de una guerra

By on 11 agosto, 2018

Raúl Méndez, periodista salvadoreño.

Por Raúl Méndez.

Existen actualmente una serie de movimientos políticos alrededor de Venezuela que llaman a preocupación, porque son hechos que pueden desatar en un conflicto civil, que podría generar una pérdida importante de vidas humanas, de las que luego se preguntarán: ¿Quién comenzó esto y por qué?

Entre los movimientos regionales que hemos observado en los últimos tiempos están la firma por el ex presidente Juan Manuel Santos con la  Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), para la incorporación de Colombia a ese organismo. ¿Qué tiene que hacer la OTAN aquí en la región?  Según el acuerdo la OTAN ayudaría a Colombia en la lucha contra el crimen organizado y la resolución de conflictos. La OTAN es un organismo militar, armado, y para solucionar un conflicto lo haría a través de las armas. Eso no es solución de conflicto, eso es generar más conflicto. Más parece que hay otro motivo para la llegada de la OTAN a la región.

En los últimos tiempos ha habido presiones externas hacia Venezuela, luego que han cumplido con el sistema democrático de ir a elecciones, donde Nicolás Maduro fue elegido a través del voto. Ha habido muchas protestas, sobre todo externas. Pero quién protesta en el mismo nivel por el robo de elecciones en Honduras, parece que este hecho ocurrido en Centroamérica no le preocupa a muchos. Y digo robo de elecciones en Honduras porque la misma OEA lo reconoció. En todo caso: ¿No debería haber igual demanda de democracia?

Luego se ha producido un ataque con drones contra el presidente Nicolás Maduro, lo cual hace pasar de las protestas políticas al uso de artefactos explosivos, que sería como uno de los pasos para llegar a un conflicto armado. El ambiente generado en Venezuela con las autoridades presentando a los capturados involucrados en el atentado, mientras desde el exterior hay una campaña que trata de desvirtuar el ataque y quitando responsabilidad a los capturados. Ojo, los ánimos se están caldeando.

Además, en los últimos días se ha incrementado la salida de venezolanos hacia los países vecinos. ¿Será por casualidad o lo mejor ellos tienen información de que la guerra está por venir?

¿Un conflicto armado en Venezuela? Podría ser. Pero a nivel interno, por ahora, parece que no existe la capacidad de los opositores de Maduro, para poder echar a andar una revolución. Aunque claro está que los movimientos de derecha, por tradición, no llevan a cabo revoluciones con ciudadanos propios de la región, sino que utilizan apoyos externos.

Las presiones externas antes eran para Cuba, ahora son contra Venezuela. ¿Por qué? Esa es la gran pregunta.

Al observar todo este tipo de movimientos en la región, llama a preocupación, porque puede surgir un conflicto que deje un montó de pérdidas de vistas humanas como ya se ha afirmado antes. Y quienes sufren en esos casos son los más desvalidos como los niños, los ancianos, las mujeres, las personas civiles, que no están ni con uno ni con otro bando.

Si surge un conflicto, esto puede llevar a lamentar muchas muertes de las distintas partes involucradas. Y eso resulta fácil para aquellos que solo ordenan, porque son daños colaterales, más no para quienes ejecutan o ponen la carne de cañón. Para quienes venden armas, un conflicto, sería lo mejor, porque el negocio sería de grandes proporciones, pero para el desarrollo económico y social de estos pueblos, un conflicto sería un retroceso y un atraso rotundo.

Yo digo que en esta antesala, lo mejor sería evitar, y buscar el diálogo para retornar al proceso democrático, donde se respeten todos los derechos, sin arribismos. Es decir, que debe privar la mesura, el entendimiento, la razón, el respeto cuando el rival te gana en elecciones, la renuncia a los caprichos de sectores, y la tolerancia en todo su esplendor.

Resulta fácil soplar desde un escritorio, y desde muy lejos,  la llama de un conflicto. Pero yo seguiré creyendo que las cosas pueden caminar en democracia si se respetan las reglas del juego.

Por eso, sigo insistiendo que es mejor transitar por caminos de paz, que afrontar los graves daños de una guerra. El Salvador vivió esto último, y les digo que no es fácil para nadie.

Nota: Raúl Méndez es un periodista salvadoreño, con una carrera de fotoperiodista y redactor iniciada en 1987, ex reporero de El Diario El Mundo, La Prensa Gráfica, y Diario Lapagina.com/ Esta tierra está hecha para todos/Debemos ser tolerantes y vivir en ella/Solamente la paz y la tranquilidad son los estados que pueden darle vida a la población/Seamos parte de ese proceso de pacificación. Para contactos: raumendez@yahoo.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *