El Salvador cae 5-0 ante Brasil, pero hay cosas rescatables

By on 12 septiembre, 2018

La selección nacional de El Salvador cayó 5-0 ante su similar de Brasil en partido amistoso internacional disputado en Estados Unidos, en donde ha quedado en claro que el cuadro nacional va por más.

La selecta que no contó con su delantero estrella Rodolfo “Fito” Zelaya, y tampoco con los defensas centrales Henry Romero e Iván Mancía, mostró deseos de hacer bien las cosas. Eso sí, Brasil te mete una presión vertiginosa y ahí te puedes acabar las piernas muy rápidamente.

En este caso, El Salvador no tenía una volantía sobria que le diera esa marca en el medio campo, y que también desdoblara hacia el ataque. Así que había muy poco trabajo hacia adelante, con una selecta que salió con Denis Pineda en punta, pero que en la primera mitad no tuvo mayor acción de peligro.

El volante de marca Fabrizio Alfaro, salió en el medio campo, junto a Andrés Flores, Óscar Cerén, Gilberto Baires y Jaime Alas, mientras en la defensa trabajaran Alex Mendoza, Roberto Carlos Domínguez, Bryan Tamacas y Juan Barahona, la defensa del Santa Tecla F.C., y en portería Henry Hernández, quien tuvo algunas desatenciones y eso le costó goles. Pero más allá de algunos regalos del árbitro Marrufo, que ya es bastante conocido por los salvadoreños por sus malos arbitrajes en contra.

Todos los jugadores cuscatlecos estaban haciendo un buen trabajo, pero contra los brasileños que tienen un despliegue físico endiablado (por eso se les dice a los salvadoreños: prepárense bien físicamente para que cuando enfrenten a estos equipos no se desgasten con facilidad), la situación no es fácil. Ojo que Brasil no se guardó nada, presentó todas sus estrellas.

Pero veamos cómo cambió el equipo con el ingreso de Arturo Álvarez y Narciso Orellana en el medio campo de la selecta. Se notó la experiencia del “chicho”, metiendo pierna contra Neymar Jr, y posteriormente también contra Paquetá y William.

Y en los minutos finales del primer tiempo, y en ocasiones del segundo tiempo, El Salvador se atrevió a ir adelante, y lo hizo bien con la velocidad de Óscar Cerén coordinando con Tamacas, y con Denis Pineda, por derecha, en tanto al otro lado, por la izquierda, Dustin Coreas hacía lo propio.

Históricamente Brasil ha tenido siempre un lado muy débil: su zona defensiva. Y en esta selección integrada por gente bastante joven, no es la excepción. Y prueba de ello era que cuando El Salvador atacaba, los defensas brasileños se ponían nerviosos y cometían errores. Si los salvadoreños no echaron un gol fue porque les falló la creatividad, debido a la presión y al desgaste físico.

Sin más ni más Brasil ganó 5-0 con goles de Neymar Jr. de penal regalado por Marrufo, doblete de Richarson, uno más de Coutinho de potente tiro dentro del área, y el cabezazo poderoso de Marquinho en el centro del área, ante tiro de esquina de Neymar, y la salida dudosa de Henry Hernández, que si voy o no voy, o mejor me quedo.

No se puede decir que con estos u otros jugadores de la Selección Nacional el resultado habría sido diferente, e incluso pensar que El Salvador bien pudo haber sacado un marcador a su favor, porque eso sería estar soñando. Pero si hay cosas positivas que se deben rescatar.

El buen trabajo que está desarrollando el técnico mexicano Carlos de los Cobos en cuanto a planteamiento técnico y de desplazamiento dentro del terreno de juego. Un buen planteamiento que cuando ingresa gente que conoce su oficio, como el caso del Chicho Orellana, que luego viene y te hace ver al equipo desde otra perspectiva, junto con Óscar Cerén haciendo lo propio. Cuando este jugador entró hubo ataque de El Salvador, esa calidad, más temprano que tarde lo llevará a jugar fuera de las fronteras patrias.

Otro aspecto a destacar es que El Salvador tiene una selección que está y debe estar siempre preparada para enfrentar a equipos de mayor categoría, pero para eso los equipos nacionales deben aumentar su exigencia física, para que produzcan jugadores completos. Si un jugador está en excelentes condiciones físicas, correrá, apretará al rival, y por ende, tendrá buenos resultados dentro del campo. Hay que ver por qué Costa Rica, Honduras y México exportan tanto jugador hacia Europa, y si algo se puede hacer en este patio cuscatleco, pues se debe hacer, porque así los equipos tendrían mejores ganancias vendiendo jugadores y siendo verdaderos clubes. Con presentaciones como la realizada ante Brasil la Selección Nacional podrá ser tomada en cuenta en el futuro, para partidos amistosos de carácter internacional. Sin dudarlo otras selecciones la van a ver como un buen sparring.

Enfrentar a Brasil no es cosa de todos los días, y este resultado de 5-0 a pesar de ser goleada, nos deja a los salvadoreños con la idean de que se pudo hacer algo mejor. Por suerte la mayor parte de tiros de larga distancia de Neymar le salieron al cuerpo de Henry Hernández, quien debe mejorar porque ya vendrán las eliminatorias y esta vez el Salvador debe pensar en ir al mundial de 2022.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *