Elección presidencial de El Salvador 2019, por una campaña limpia y sin violencia

By on 1 octubre, 2018

Raúl Méndez, periodista salvadoreño.

Por Raúl Méndez

Opiniones 1 de octubre de 2018.- El Tribunal Supremo Electoral de El Salvador convocará este martes 4 de octubre de 2018, a elecciones presidenciales para elegir al presidente y al vicepresidente de El Salvador para el período 2019-2024, el próximo 3 de febrero de 2019.

En este marco, es necesario señalar que se debe arrancar con buen pie con la propaganda electoral, una propaganda que sea propositiva para solucionar los grandes problemas nacionales del país, y no sobre la base de causar daño al contrincante político.

Conociendo a los candidatos que están listos para inscribir sus candidaturas presidenciales, no creo que exista problemas políticos que lleven a la confrontación de los ciudadanos seguidores de los diferentes partidos políticos.

Más sin embargo, debo señalar que por ahí andan unos cabos sueltos, chocarreros, tratando de llamar la atención y queriendo hacer el mal tercio, en una elección que a todas luces me parece que será una de las menos confrontativas.

¿Por qué será una de las elecciones menos confrontativas? Simplemente porque no veo actitudes de confrontación en la forma de ser de Carlos Calleja, Nayib Bukele, Hugo Martínez o Josué Alvarado. Entonces creo que será una elección en donde no haya violencia. Y qué bien. Ojalá que los partidos que representan a estos candidatos se comporten también a la altura y no busquen crear problemas donde no los hay.

Ciertamente, cuando se realiza la convocatoria a elecciones se da luz verde al proceso electoral. Es como si se abre una carrera de autos, o una carrera de atletas. Por tal motivo el TSE debe garantizar las reglas claras y aplicar la ley cuando esta sea violada, a fin de que ninguno de los candidatos lleve votos a su campaña, haciendo uso de métodos sucios, deshonestos, malvados, utilizando a terceras personas para tratar de empañar a “X” candidato o candidata.

Lo mejor que pueden hacer los aspirantes a la silla presidencial y sus partidos políticos, es poner las cartas sobre la mesa, y no jugar nunca con dados cargados. Es decir, jugar limpio, el Fair Play aplicado a elecciones.

Es cierto que a muchos se les marcan los signos de dólares cuando piensan en llegar a Casa Presidencial, porque saben que llegarán a manejar buena cantidad de dólares. Pero deben recordar que no estarán siendo elegidos para que lleguen como pervertidos a robarse los dineros del pueblo. Nadie es elegido con ese fin, ni de derecha ni de izquierda, ni de centro, ni de nada.

Recuerde que ahora la gente ya no depende de dos diarios y una TV para que le informen, ahora son miles de reporteros en las redes sociales que informan a sus respectivos seguidores y sus seguidores a sus seguidores, en una cadena interminable de hechos noticiosos compartidos.

Yo digo que es mejor que los candidatos opten por firmar un acuerdo de no agresión política, lo cual sería un buen mensaje para sus seguidores. De esa manera nos estaremos ahorrando hechos de violencia que puedan llevar dolor y luto a los hogares salvadoreños.

Debemos decir al mundo que en El Salvador las elecciones han venido siendo cada vez más pacíficas, a tal grado que aquellos enfrentamientos entre barras bravas de los partidos políticos, ahora ya no ocurren. Eso es ganancia para el pueblo, eso es un ahorro para sufrimientos y gastos innecesarios en atenciones médicas.

En otras palabras podemos decir que si se eliminan los hechos de violencia el pueblo saldrá a votar en mayor cantidad y con tranquilidad, a lo cual tiene derecho por derecho constitucional. Los correligionarios de los partidos deben recordar que ellos pueden pelear y causarse daño en luchas políticas estériles, pero los políticos solamente pelean frente a la televisión, y luego andan de amigos en la Asamblea Legislativa y en otras instancias sociales. Entonces si los políticos terminan siendo amigos después de pelearse políticamente, ¿Por qué sus correligionarios deben ser enemigos en sus comunidades?

En esta oportunidad yo espero que haya respeto de todos los involucrados en la contienda, a fin de que el pueblo, en tranquilidad, elija al candidato de su predilección como presidente de la república.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *